El mundo y los negocios necesitan energía

.

BP se transforma de cara hacia la inminente transición energética


La petrolera BP, al igual que muchas otras compañías de su sector, atraviesa momentos de cambio. Una transformación que llevará a la compañía a caminar por la transición energética durante los próximos años.

BP tiene claro lo que tiene que hacer de cara a cumplir los objetivos de reducción de emisiones marcados por el Acuerdo de París. Pero también lleva apostando años por una diversificación del negocio que posiciona a la petrolera como una de las más preparadas para afrontar estos cambios.

La compañía tiene una estrategia de cambio climático, que a su vez se basa en tres ejes que marcarán el futuro de la empresa. Estos son:

1.- Reducción de emisiones.

La compañía se compromete a no aumentar sus emisiones operativas hasta 2025. Es decir, “no tendremos un aumento neto en nuestra huella de carbono, incluso a medida que nuestra producción crezca”.

Y ¿cómo puede conseguir la compañía no aumentar sus emisiones con mayor producción? La clave está en la eficiencia energética, en emitir menos metano y reducir la combustión, todo lo cual conduce a reducciones de GEI permanentes y cuantificables. Para tener en cuenta, un dato: el grupo pretende reducir 3,5 millones de Tme de GEI para 2025. Todos esto, tomando como referencia el año 2015, cuando se cerró el Acuerdo de París.

2.- Mejora de los productos.

La petrolera ve en el negocio del gas una oportunidad donde mejorar la sostenibilidad. Está buscando oportunidades de emisión más bajas en las distintas etapas de la cadena de valor del gas.

Por ejemplo, en la producción tratando de almacenar distintas emisiones, o sacar al mercado nuevos productos como el biogás que es gas renovable a partir de alimentos y residuos agrícolas. Sin olvidar tampoco el hidrógeno.

Además, la energética desarrolla combustibles, lubricantes y productos petroquímicos más eficientes y con menor cantidad de carbono. De esa manera, ayuda a los consumidores a que reduzcan su huella de carbono. Por ejemplo, BP ha desarrollado más de 20 productos y servicios neutros en carbono a través del uso de tecnología avanzada y su programa de compensación Target Neutral, del que se benefician todos sus clientes.

También destaca su inversión en Solidia, una empresa que utiliza tecnología para producir cemento más liviano de una manera que puede reducir su huella de carbono hasta en un 70%. La producción de cemento es una de las industrias más contaminantes causante del 5%-6% del total en el planeta.

 

3.- Creación de nuevos negocios más limpios.

Uno de los nuevos objetivos de la petrolera es la diversificación hacia negocios más limpios. La expansión hacia negocios de energías renovables y neutros en carbono irá a más en los próximos años.

Aunque la petrolera lleva más de 20 años trabajando con energías renovables, quiere redoblar su apuesta por este negocio. Para ello invertirá unos 200 millones al año en nuevas empresas o startups de reciente creación que innoven en productos bajos en carbono.

Asimismo, el grupo pretende invertir 500 millones de dólares anuales entre los que destaca aumentar su cartera de proyectos renovables, sobre todo en eólica y fotovoltaica. Una de sus ultimas operaciones ha sido la compra del 43% de Lightsource para apostar por la energía solar.

También dentro de estos nuevos negocios, BP está atenta a los movimientos en el mercado. Y el sector del transporte es dónde más se están produciendo cambios con la llegada de coches más sostenibles y otras formas de transportar los productos.

Por ejemplo, BP ha realizado una apuesta importante por los puntos de recarga rápida. Además de trabajar con Freewire, este último año ha adquirido la británica Chargemaster, el mayor proveedor de puntos de recarga del Reino Unido.

No quiere dejar de lado el mundo del almacenamiento energético. El mundo tiende hacia una mayor electrificación y el negocio de las baterías va a ser fundamental en el futuro.

Y por último y no menos importante es la digitalización de la compañía. Una de las apuestas de BP será cómo aprovechar la inteligencia artificial en todos sus negocios. Por ejemplo, la empresa conjunta de Castrol con Onyx InSight proporciona servicios de ingeniería y software a los operadores de parques eólicos para que puedan controlar el estado de las turbinas eólicas y evitar averías. Todo con un monitoreo en tiempo real. La reducción de costes y la eficiencia en todos los procesos será basica para poder optar a hacer todas estas mejoras.

 



Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *