Falta de almacenaje, el gran problema para los hidrocarburos líquidos en Perú

La falta de infraestructura de almacenamiento y poca disponibilidad de espacios donde construir nuevos terminales de almacenamiento, se ha convertido en un serio problema que vienen afrontando los importadores de hidrocarburos líquidos, especialmente los nuevos que buscan hacerse de un espacio propio en este  competitivo mercado.

Así lo estipuló en una entrevista que sostuvo con Revistel el Ing. Alejandro Ormeño Durand, Gerente General de PBF, un nuevo consorcio que ha ingresado estratégicamente a este negocio cubriendo todos los eslabones de la cadena de importación y comercialización.

 

ormeno -hidro 2

 

“El Perú ya requiere un incremento de infraestructura para todo lo que es importación y logística de hidrocarburos”, señala y al mismo tiempo saca a relucir la gran diferencia que existe entre la infraestructura requerida para los hidrocarburos líquidos versus la del gas natural. Este último puede llegar a destino (consumidor final o distribuidor mayorista de gas) desde el punto de explotación sin escalas gracias al gasoducto.

Aun así, estima que el panorama para el desarrollo de los hidrocarburos líquidos se mantiene expectante y –haciendo una analogía con el mercado eléctrico en cuanto al crecimiento vegetativo del consumo – prevé que la demanda crezca entre 4% y 5% anual, añadiendo: “la cual nosotros queremos cubrir”.

Para ello cuenta como socio estratégico a BP un conglomerado petrolero que opera en diferentes partes del mundo y se encuentra integrado en toda la cadena del petróleo y gas. Si bien la mayor parte del combustible que PBF importa a través de BP proviene del Golfo de México en los Estados Unidos, la procedencia puede variar según la oferta del mercado dado que BP dispone de una plataforma global que permite asegurar el suministro ante cualquier contingencia; constituyendo esta condición en una ventaja competitiva para PBF en el Perú.

“Si por alguna razón BP no pudiera exportar petróleo desde el Golfo lo puede hacer desde sus otras plataformas; Corea del Sur, por ejemplo, lo cual garantiza que PBF pueda entregar los combustibles a sus clientes sin retrasos”, indica.

El gerente general de PBF se refirió también a la forma como hoy el organismo regulador (Osinergmin) viene fijando los precios de referencia de los combustibles líquidos en una situación de mucha “volatilidad” que hoy vive el mercado.

Destacó el papel que juega el ente regulador pero discrepa en cuanto al Fondo de Compensación que trata de nivelar los precios en una situación “normal” pero no cuando el mercado se comporta de manera volátil o con tendencias al alza.

Ormeño pide eliminar paulatinamente dicho “fondo de compensación” pues los obliga a vender a precios inferiores a cuando los stocks remanentes que se importaron se encuentran a precios mayores.

PBF importa y comercializa actualmente diésel en sus diferentes variedades (D2, ULSD, DB5;) combustible para aviación: Jet Fuel A1, y Gasolinas: 90, 95 y 97, así como Biodiésel: B100; y prepara una inteligente estrategia de marketing muy pronto que permitirá posicionar a PBF en el mercado en un lugar preponderante. (Teo.F.Ll.)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar