Vecinos de Brooklyn venden exceso de energía producida con sus paneles solares

(28 junio 2017) En Brooklyn, New York, LO3 Energy se ha asociado con Siemens para crear una microred piloto utilizando la tecnología Blockchain (cadena de bloques). Los residentes de la zona con paneles solares pueden vender el exceso de energía a sus vecinos, en una transacción peer-to-peer (P2P) que aprovecha la ventaja de blockchain.

Este concepto minimiza además la cantidad de energía perdida a través de la transmisión; ya que se estima que un 5% de la electricidad generada en los Estados Unidos se pierde en el tránsito, las microredes proporcionan una alternativa eficiente. La Microred de Brooklyn también beneficia económicamente tanto aquellos que han instalado paneles solares, como a su comunidad local que aprovecha la energía producida.

Como paso previo, el pasado año en New York LO3 Energy puso en marcha la TransActive Grid en una calle del mismo distrito. Actualmente esta red mantiene un crecimiento de tamaño, expandiéndose en los vecindarios de Brooklyn de Gowanus y Park Slope.

“Hemos instalado 50 metros de conexión a través del barrio de Brooklyn y estamos superando el proceso regulatorio para poder comprar y vender energía legalmente en el estado de Nueva York”, dice Emily Petry, gerente de la oficina de LO3. La TransActive Grid combina un sistema de medición con un ordenador para evaluar tanto la producción como el consumo, compartiendo esta información para poder actuar sobre ella. La plataforma de la aplicación descentralizada es criptográficamente segura.

La tecnología Blockchain trabaja junto a ello y se espera que se convierta en una parte importante de la matriz energética, siendo el proyecto Microred de Brooklyn uno de los primeros en poner este concepto a prueba.

Blockchain, concretamente, es un ledger compartido que agrupa visiblemente las transacciones en bloques que están enlazados en cadena cronológicamente. Estos bloques se verifican, y no pueden ser alterados o eliminados sin cambiar cada transacción dentro de ellos. Esto los hace muy seguros, garantizando que tanto los comerciantes como los consumidores estén protegidos.

Juntos, la TransActive Grid y Blockchain están permitiendo a la comunidad de este distrito elegir una alternativa de energía limpia, incluyendo otra ventaja en la fiabilidad de las fuentes de electricidad localizadas. Debido a que el huracán Sandy causó una serie de apagones en los Estados Unidos en 2012, la fiabilidad de la red ha sido cuestionada.

Las extensas líneas de transmisión ya no son tan necesarias con este sistema y por lo tanto no pueden ser dañadas por condiciones climáticas extremas cada vez más comunes. Gracias a la colaboración de LO3 Energy con Siemens, el proyecto incluye un sistema de control de microred, que permite que la electricidad generada se dirija a hospitales, refugios y centros comunitarios cuando sea necesario.

Los residentes con paneles fotovoltaicos han sido previamente capaces de vender el exceso de energía a empresas de suministro eléctrico, pero no pudieron beneficiarse de ello. En su lugar tenían una deducción de sus facturas de la luz, y seguían sujetos al control de la compañía eléctrica.

Esto significó que cuando había un apagón en su área, a pesar de la capacidad de crear su propia red, tenían sus paneles fotovoltaicos apagados. Con la microred no es necesario que una compañía eléctrica actúe como intermediario, dejando a los residentes el control de su propia energía.

En 2015, los productores de energía solar de Estados Unidos contribuyeron con 7,3 GW de electricidad a la red eléctrica, frente a sólo 1 GW en 2010, y una cuarta parte de esto provino de paneles fotovoltaicos en azoteas.

La microred de Brooklyn es un pequeño ejemplo de lo que podría ser un gran cambio en la industria de la energía. Hasta ahora LO3 está buscando expandir el proyecto, por todo América y más allá. “Cada lugar tiene consideraciones únicas y regulatorias, y queremos educar a los reguladores a nivel mundial sobre los beneficios que resultan a partir del blockchain en la red eléctrica”, afirma Petry.

“Además, queremos desarrollar modelos de negocio adecuados con socios a largo plazo, por lo que estamos preparados para ofrecer los servicios que los consumidores van a querer en el futuro de la energía distribuida”.

A medida que las personas buscan fuentes de energía confiables y ambientalmente sostenibles, las microredes con sus beneficios directos a los productores de energía y sus comunidades ofrece una perspectiva, cuanto menos, emocionante.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar