Tendencias del sector energético mundial para los próximos 25 años según la AIE

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) presentó en su nueva edición del World Energy Outlook, las tendencias del sector energético mundial para los próximos 25 años. Los signos del cambio  se han multiplicado durante los últimos  12 meses, en los que por encima de otros acontecimientos, ha destacado la fuerte caída de los precios del petróleo en la mayoría de los países, circunstancia que algunos, como es el caso de India e Indonesia, han aprovechado para seguir adelante con la eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles.

tendencias

Otro acontecimiento destacado es que, en medio de un clima de agitación en Oriente Medio, se ha abierto un camino claro para que Irán, uno de los países con mayores recursos de hidrocarburos del mundo, vuelva a jugar un papel importante en los mercados del petróleo. El papel de China como impulsor de las tendencias energéticas mundiales también está cambiando a medida que entra en una fase mucho menos intensiva en el consumo de energía para su desarrollo.

Según recoge el informe, las energías renovables aportaron ya casi la mitad de la nueva capacidad de generación instalada en el mundo en 2014. El alcance de la regulación en materia de eficiencia energética se ha expandido a más de una cuarta parte del consumo global. Hubo también en los datos de 2014 un acoplamiento en la relación entre las emisiones de CO2 y la actividad económica, lo que hasta ahora era un vínculo muy predecible.

Tendencias energéticas para 2040

Ante este panorama energético mundial de cambio, AIE realiza un análisis basado en tres escenarios sobre cómo evolucionará el mercado energético mundial hasta 2040 con información detallada sobre estas y otras cuestiones. Y en este exhaustivo análisis la AIE escudriña las tendencias que van a marcar el mercado energético mundial en las próximas décadas y que se podrían resumir en las siguientes:

1. La demanda mundial de energía crece en todos los escenarios, pero las políticas gubernamentales juegan un papel importante en dictar el ritmo del crecimiento y el grado en que las emisiones de gases de efecto invernadero siguen el mismo camino.

En el Escenario de Políticas Nuevas (el escenario central del informe), la demanda de energía crece en cerca de un tercio entre 2013 y 2040, con todo el crecimiento neto proveniente de los países no miembros de la OCDE mientras que la demanda de los países de la OCDE acaban el periodo un 3% por debajo de la actual.

tendencias-1

Los vínculos entre el crecimiento económico mundial, la demanda de energía y las emisiones relacionadas con la energía se debilitan: algunos mercados, como China, se someten a cambios estructurales en sus economías, otros alcanzan un punto de saturación en la demanda de servicios de energía, y todos adoptan tecnologías energéticas más eficientes. Como mayor fuente mundial de emisiones de gases de efecto invernadero, el sector energético será  el centro de los esfuerzos para combatir el cambio climático, pero, a pesar de las señales de que una transición hacía una economía baja  en carbono está en marcha, las emisiones de CO2 relacionadas con la energía se prevé que sean un 16% superiores en 2040.

2. La historia individual de mayor crecimiento de la demanda energética de las últimas décadas toca a su fin; el consumo de carbón en China se estabilizará cerca de los niveles actuales, ya que la economía del país se reequilibra y la demanda de carbón industrial cae.

El mayor consumidor de petróleo – Estados Unidos – experimentará una de las mayores disminuciones mundiales de la demanda desde 2013 hasta 2040 junto con la Unión Europea. La disminución será de alrededor de 4 millones de barriles por día (mb/d) volviendo a niveles que no se observan desde la década de 1960.

El crecimiento de la demanda mundial de gas natural (hasta 47%) estará encabezado por China y Oriente Medio. Para 2040, el petróleo y el carbón perderán conjuntamente un 9% de cuota en el mix energético mundial, mientras que las energías  renovables aumentarán su cuota en cinco puntos porcentuales, y el gas y la energía nuclear ganarán dos puntos cada una.

3. El fuerte apetito mundial de electricidad elevará la demanda en más de un 70% hasta 2040, y se realizará un esfuerzo concertado para reducir las consecuencias ambientales de la generación de energía. Las energías renovables alcanzarán al carbón como mayor fuente de electricidad a principios de los años 2030 y representarán más de la mitad de todo el crecimiento en el período para 2040.

La generación basada en energías renovables alcanzara el 50% en la Unión Europea en 2040, alrededor del 30% en China y Japón, y por encima de 25% en Estados Unidos y la India. La participación del carbón en la generación total de electricidad se reducirá al 30% en el 2040, y la potencia de las plantas ineficientes disminuirá en un 45%. Alrededor de 550 millones de personas en el mundo permanecerán sin acceso a la electricidad en el 2040, la mayoría de ellos en el África subsahariana.

tendencias-24. El mercado del petróleo se encuentra en territorio desconocido: frente a un mercado bien abastecido y los precios más bajos, los productores tendrán que reducir sus costes operativos y sus planes de inversión. La ausencia de un recorte en la producción de la OPEP en respuesta a los bajos precios del petróleo desvió la responsabilidad de encontrar el equilibrio entre oferta y demanda en el mercado en general. La AIE calcula que el precio del barril podría situarse en 80 dólares en 2020.

En las escenario central del informe, la producción de petróleo crece un 12% a partir de 2014, a más de 100 mb / d en 2040, encabezada por los países no pertenecientes a la OPEP en el inicio del periodo ( alrededor de 2020) y por los países de la OPEP después.

El suministro de carbón creció más rápido que cualquier otro combustible principal en la última década, pero será el combustible de más lento crecimiento en las próximas décadas, con un aumento de la producción mundial en cerca de 10% en 2040.

Los precios bajos del gas natural están haciendo que sea más difícil para aquellos que planean a largo plazo inversiones en nuevos proyectos de capital intensivo. Sin embargo, la producción mundial de gas natural no perderá fuelle a largo plazo y alcanzará cerca de 5,2 billones de metros cúbicos (tcm) en 2040.

5. Las relaciones comerciales energéticas siguen reescribiéndose, y Asia será el destino final para el 80% del consumo de carbón, el 75% del petróleo y el 60% del gas natural en 2040. China se convertirá en el mayor importador de petróleo del mundo antes de 2020 y la India, en el segundo en torno a 2035. Las exportaciones de petróleo de Oriente Medio acelerarán el ritmo de crecimiento después de 2020, y las exportaciones de gas natural, de rebote, después de 2025.

Las exportaciones de gas natural de América del Norte alcanzarán alrededor de los 85.000 millones de metros cúbicos (bcm) en 2025 y la región será autosuficiente en petróleo a mediados de la década de los 2020. Las importaciones de gas natural en la Unión Europea crecerán un 30%, pero las fuentes de suministro también se diversificarán.

6. La inversión del sector energético mundial ascenderá a 68 billones de dólares de 2015 a 2040, de los cuales el 37% se destinará a petróleo y gas, el 29% al suministro eléctrico y el 32% a la eficiencia energética. De la inversión en nueva capacidad de generación eléctrica, más del 60% se destinará a las energías renovables, encabezada  por China, la Unión Europea, Estados Unidos y la India. Aunque a menudo se le dé menos importancia,  la inversión en eficiencia energética, liderada por los sectores de del transporte y la edificación,  no es menos importante en la escala que las otras partes del sistema energético mundial.

7. Los subsidios a los combustibles fósiles fueron de alrededor 490.000 millones de dólares en 2014, pero habrían sido 610.000 millones sin las reformas que han sido promulgadas desde 2009. Los cambios recientes demuestran que la reforma de los subsidios de los combustibles fósiles es posible: los precios bajos del petróleo dan a los importadores netos espacio para la reforma, y refuerza la necesidad de los exportadores para hacerlo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar