Tanto en Perú como en Chile hay voluntad política para hacer realidad la «interconexión eléctrica»

Existe la voluntad política de avanzar en el tema de la interconexión eléctrica entre Perú y Chile. Así lo ha dicho sin cortapisas la presidente Michelle Bachelet luego de sostener un encuentro con su homólogo peruano, Ollanta Humala, durante el evento cumbre Alianza del Pacífico celebrado en Paracas, Perú, y a la que asistieron también los presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y de México, Enrique Peña.

Para la mandataria del país del sur, esa voluntad constituye «una positiva señal a los empresarios chilenos» que en su país reclaman por una energía más barata respecto de su vecino donde cuesta tres y hasta cuatro veces menos.

intercxion 1

Al asegurar que la voluntad de avanzar en la interconexión energética entre Perú y Chile es posible, Bachelet indicó que este punto es importante para ambos gobiernos y más aun de que este asunto entre ambos países tiene bases concretas.

Hoy, cuando el presidente de Perú, Ollanta Humala, está embarcado en un plan para reactivar la alicaída economía peruana, y en ese marco, su gobierno obtuvo la semana pasada las facultades legales de perfeccionar la regulación de las actividades de generación, distribución eléctrica y de electrificación rural.

La medida tomará forma una vez que Perú defina la operatoria técnica de este proceso de interconexión internacional de los sistemas eléctricos y el intercambio de electricidad, explicó Bachelet a un grupo de empresarios chilenos presentes en la cumbre del Pacífico. Entre ellos, Alberto Salas, presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) y presidente empresarial de la AP Capítulo Chileno; Herman von Mühlenbrock, presidente de la Sofofa; Fernando Alvear, gerente de la CPC; Juan Eduardo Errázuriz, presidente del Capítulo Chile-Perú; Jorge Errázuriz, presidente del Capítulo Chile-Colombia; Juan Pablo Swett, presidente del Capítulo Chile-México y Horst Paulmann, presidente de Cencosud.

Fuentes conocedoras de estos acercamientos explican que en el encuentro se planteó que Perú podría construir centrales térmicas en el sur del país y vender parte de esa electricidad a Chile.

Este, además, no fue el único tema de interconexión en el que se avanzó en Paracas. El Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico (CEAP) acordó solicitar a sus gobiernos iniciar negociaciones para un protocolo adicional en materia de inclusión financiera. La idea es avanzar, entre otras medidas, en el fortalecimiento del MILA y la extensión de la portabilidad de los fondos de AFP, que ya opera en Chile y Perú. El objetivo es incluir a Perú y México.

intercxion 2

Chile, en tanto, ya está avanzando en la unión de las redes con otro de sus vecinos: Argentina. A partir de este año, AES Gener podrá llevar energía desde Mejillones a la provincia trasandina de Salta y de ahí al resto de Argentina. Pero en épocas de “vacas flacas eléctricas” en Chile, también tiene la opción de traer energía desde el vecino país.

“En 2021, cuando Chile y Perú tengan lista la interconexión de sus sistemas eléctricos, desde Colombia al sur los países estarán integrados energéticamente”, señaló en Chile el ministro de Energía, Máximo Pacheco.

Hoy Chile es uno de los países más aislados, pero en la región hay varios cables que están uniendo naciones. “Somos muy pocos los que no estamos interconectados”, apunta la gerente general de Energética, María Isabel González. La gran central Itaipú -que produce 14 mil megawatts (MW)-, unió a Brasil con Paraguay. Lo mismo hizo la hidroeléctrica Yacyretá (3.200 MW) con Argentina y Paraguay.

“En Europa, Centroamérica y América del Norte están interconectados, lo que permite administrar mejor el mix de generación eléctrica, da la oportunidad de exportar cuando hay abundancia, pero también entrega mayor seguridad en el suministro, más flexibilidad en las fuentes de abastecimiento y ahorros por las economías de escala que se generan”, señaló Pacheco.

Por ejemplo, apunta el ministro, Chile podría beneficiarse del ambicioso programa hidroeléctrico de Ecuador, que está construyendo siete centrales y duplicando su capacidad instalada. Y el resto de América, sacar ventaja del mayor desarrollo de energías renovables no convencionales que tiene Chile.

Si en el mundo la interconexión es una tendencia, ¿por qué aquí no? “La política”, responde el ministro de Energía, quien espera que como Chile en 2015 es el país coordinador del Sistema de Interconexión Eléctrica Andina (Sinea) -una organización gubernamental que trabaja en esa unión eléctrica-, se avance sustantivamente.

Aunque en el papel la interconexión lleva varios años, los pasos más sustantivos se han dado en Chile en los últimos años. Primero era necesario unir los dos grandes sistemas eléctricos en el propio país -el SING en el Norte Grande y el SIC en la zona centro-sur-, antes de intentar enlazar con redes extranjeras. La interconexión nacional se hará realidad en 2017, prevé Pacheco.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar