Situación se agrava más cada día que pasa en Petrobras

La mayor empresa de Brasil y responsable de gran parte del PIB del país ha registrado las mayores pérdidas de su historia en 2015, llegando a los 9.600 millones de dólares, un 61 por ciento menos que los ya maltrechos resultados de 2014 (5.986 millones de dólares). Como si de un termómetro se tratase, las cuentas de la compañía hechas públicas a mediados de marzo, muestran la situación crítica que vive la petrolera, afectada no solo por la fuerte caída de los precios internacionales del crudo y la debilidad de la moneda brasileña, sino por los efectos del mayor caso de corrupción de su historia, el ‘Lava Jato’. Conocido comúnmente como ‘caso Petrobras’, esta investigación por corrupción y lavado de dinero iniciada hace dos años, involucra a la estatal petrolera con importantes empresas constructoras del país y con partidos políticos brasileños.

petro bras bras

La irrupción del caso ha hecho perder a la compañía un 80 por ciento de su valor de mercado, que ha pasado de los 11 dólares en septiembre de 2014, a los 2,24 dólares actuales y acumular la mayor deuda del sector (130.00 millones de dólares). El escándalo ha alterado los planes de inversión de Petrobras en la industria petrolera de Brasil hasta tal punto que ha obligado a realizar cambios estratégicos: Despidos, venta de activos significativos, huelgas y más de tres recortes en sus presupuestos se han sucedido desde el otoño de 2014, cuando comenzaron las primeras detenciones como la del comisionista Alberto Youssef y de Paulo Roberto Costa, jefe de operaciones de Refino de Petrobras entre 2004 y 2012. En ese periodo el entramado corrupto se apropió ilegalmente de 2.000 millones de dólares de las arcas de la petrolera, según la investigación llevada a cabo por el juez federal Sergio Moro. 

La causa judicial ha derivado en el procesamiento de decenas de hombres de negocios como el constructor Marcelo Odebrecht, así como de destacadas figuras del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y sus aliados, acercándose peligrosamente a la presidenta Dilma Rousseff, ministra de Energía y Gerente de la compañía durante los años investigados.

Y es que este caso “cambiará Brasil para siempre”, tal como declaraba la mandataria en una entrevista a mediados de 2015, fecha que coincide con la dimisión de la presidenta de la petrolera, Graças Foster, y un grupo de cinco directivos en febrero de 2015 acusados de estar al corriente de los delitos desde 2009. Una de las primeras medidas de su sustituto al frente de Petrobras, Aldemir Bendine, fue intentar aprobar un balance auditado del tercer trimestre de 2014, que escondía unas pérdidas del 38 por ciento interanual, sin incluir el impacto de las mordidas. El retraso en su publicación provocó la rebaja de la calificación de la empresa hasta niveles récord en las agencias internacionales de crédito como Moody’s y  Standard & Poor’s, que despojaron a Petrobras de su grado de inversión.

La petrolera tuvo que asumir entonces su frágil situación y en julio de 2015 anunció un nuevo plan de negocios hasta 2019, que recortaba las inversiones en un 37 por ciento.  Pero éste fue el primero de muchos ajustes presupuestarios. El último recorte oficial dejó a la compañía con 98.400 millones de dólares para invertir hasta 2019, frente a los 207.000 millones previstos para el periodo 2014-2019. El principal foco de esta inversión será la exploración y la producción, sobre todo en el área del Presal, donde se ubican las principales reservas potenciales y los campos que producen ahora más petróleo y gas, como los de Lula y Roncador, que suponen cerca del 24 por ciento del total.

En 2015 el nivel de producción media de Petrobras, alcanzó un record de 2,128 millones de barriles por día en todos sus campos del total de casi 3 millones que se registró a nivel nacional. Este hecho ayudó a que la facturación en 2015 (89.212 millones de dólares), se redujese solo en un 4,6 por ciento a pesar de la caída de las exportaciones; y el Ebitda creciese un 25  por ciento frente a los números de 2014, impulsado por unos menores costes operativos.

Pero para 2016 la meta de producción se ha revisado a la baja hasta los 2,14 millones de barriles diarios. Aparte de haber abierto la explotación del Presal a empresas privadas sin necesidad de presentarse en consorcio con Petrobras,  muchos de los campos convencionales que opera la estatal están en un punto de agotamiento y los planes de austeridad de la compañía tienen riesgo de frenar la producción. En concreto, la huelga celebrada en noviembre de 2015, la mayor del país en 20 años, produjo una merma en la producción de 115.000 barriles diarios de media, y no se descarta que vuelvan a convocarse nuevos paros debido a los rumores de un nuevo recorte de presupuesto y personal en el segundo semestre de 2016. Así, lejos de mejorar, la situación se complica con el descontento social y el empeoramiento de la situación económica y política del país.

Desinversiones

La cifra de desinversiones para este año se mantiene en 15.100 millones de dólares, según la última revisión publicada por Petrobras. Un monto que incluye la reestructuración del negocio y la venta de otros activos como estaciones de servicio o negocios eléctricos, y que entre 2017 y 2018 suman 42.600 millones de dólares. En 2015, Petrobras desinvirtió 700 millones, al vender activos en la Cuenca Austral en Argentina; el 20 por ciento de su participación en campos de Bijupirá y Salema, en la Cuenca de Campos, a PetroRio y el 49 por ciento de Petrobras Gás S.A. (Gaspetro) a Mitsui Gás e Energia do Brasil. Para este año se rumorea que estudia la venta de su negocio de distribución de combustibles, termoeléctrica y de diversos activos en México, Colombia y Argentina, para lo que ha contratado recientemente los servicios de fondos de inversión como BNP Paribas y JP Morgan Chase.exportc petro

También se prevén cambios en el modelo de gestión, con el objetivo de ahorrar hasta 447 millones de dólares anuales. De esta forma, las direcciones de la petrolera pasarán a ser seis, una menos de las actuales, lo que permitirá a la compañía “aprovechar mejor las sinergias” entre las distintas áreas de negocio. Además planea reducir un 43 por ciento el número de cargos gerentes no operacionales de un total del 5.300 personas, según anunció en abril y que supera a la anterior meta fijada en 30 por ciento. 

En cuanto a la financiación, Petrobras no contempla nuevas emisiones de deuda, ya que ha encontrado en China una vía alternativa de financiación. En febrero de 2016 Petrobras firmó un préstamo con el Banco Chino de Desarrollo valorado entre 5.000 y 10.000 millones de dólares para sanear sus cuentas, pero que creará una nueva suma de intereses. Además se están valorando operaciones de securitización, Sale and Lease Back, y operaciones con agencias de crédito a la exportación, entre otras.

Objetivo: transparencia

Los analistas han asegurado en varias ocasiones que para lograr superar su crisis de reputación, además de sanear sus cuentas y su competitividad, Petrobras tiene que hacer un esfuerzo en mejorar su transparencia y su gobernanza, sobre todo tras la reciente condena a 12 años de cárcel del ex- jefe de la división internacional de la petrolera, Jorge Zelada.

La resolución de estos problemas requiere un replanteamiento completo de las políticas adoptadas en el pasado. “La administración del Estado convirtió a Petrobras y otras empresas en una fuente de patrocinio y donantes corporativos recompensados con contratos y la financiación que debería haber sido asignada a las empresas más pequeñas, con más méritos” afirmaba el editorial del 8 de marzo de Bloomberg. Un primer paso para ello ha sido la creación en Petrobras de una dirección de Gobernanza, Riesgo y Cumplimiento para aumentar la seguridad en las contrataciones y auditorías externas. También se han iniciado negociaciones con diez compañías locales implicadas en el caso Petrobras para que confiesen bajo el amparo de una nueva legislación, pero dada la crisis integral del sistema no parece suficiente.

“Brasil podrá recuperarse económicamente sin dificultad si se soluciona antes la crisis política, afirmaba Federico Steinberg, investigador del Real Instituto Elcano en una conferencia reciente, un día después de la salida de la coalición gobernante del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). Además, las conexiones extranjeras del caso Petrobras han hecho que incluso la Securities and Exchange Comission (SEC) de Estados Unidos esté investigando a la empresa y las ramificaciones del ‘Lava Jato’ lleguen también al otro lado del Atlántico.

En concreto un equipo especializado se ha trasladado a Suiza para colaborar en el rastreo de activos ilegales. “La situación es muy complicada”.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar