Sistemas de respaldo de energía están al alza en el mercado peruano

El mercado peruano de sistemas de energía de respaldo está en franco proceso de desarrollo, por lo mismo las exigencias de las empresas locales son cada vez más profesionales que implica cumplir con estándares internacionales.

Así lo percibe Luis Céspedes, responsable del mantenimiento de la flota de la Luvegi, una compañía convertida desde hace 35 años en un importante proveedor local de sistemas de respaldo o energía temporal.

cespedes 5

Tales exigencias -admite- van por el lado del cumplimiento de normas internacionales de instalación y servicios homologados a la par de lo que sucede en mercados más avanzados de Europa y Norteamérica.

En esa perspectiva -agrega- Luvegi ha establecido una alianza estratégica con Himoinsa, una corporación española, fundada en 1982, dedicada al diseño, fabricación y distribución de equipos de generación de energía, y sobresaliente por su know-how en ingeniería y desarrollo de aplicaciones, un diseño exclusivo y una estructura de servicio posventa que genera valor añadido a los equipos que construye.

El binomio Luvegi-Himoinsa por tanto se presenta fortalecido ante cualquier reto y asienta una posición envidiable en este segmento de negocios. Céspedes puntualiza que esta asociación permite a Luvegi contar con todos los elementos necesarios para implementar un sistema de respaldo en el más breve tiempo, en tanto otros competidores tienen que abastecerse de diferentes proveedores antes de presentar una oferta atractiva.

Pero, ¿los equipos de energía temporal rinden igual en el llano como en altura?, preguntamos a Luis Céspedes, un futuro ingeniero industrial:

No, pues, estos equipos generadores de energía funcionan con un motor de combustión interna, por lo tanto su rendimiento varía de acuerdo a la altitud en la que trabajan. Cada fabricante del motor tiene su tabla de “derrateo” para calcular cuánto de potencia pierde en determinada altura.

cespedes 3

¿Qué tipo de emergencia define su adquisición?
Generalmente se evalúa con un análisis costo-beneficio; si bien es cierto que este tipo de energía es más cara que la comercial, se tiene que evaluar dependiendo al tipo de negocio y si su producción puede cubrir los costos extras.

En resumen -refiere Céspedes- hoy por hoy el mundo está lleno de tecnología la cual funciona con energía, por lo tanto a medida que la tecnología se hace más indispensable en nuestras vidas la energía también. (Teo F. Ll.)

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar