Resumen Ejecutivo del 5to informe del IPCC

El Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) desarrollado por la European Climate Foundation (ECF), el World Energy Council Energy (WEC) y la Universidad de Cambridge y publicado a finales del 2014 ha concluido que el Clima es asunto que nos compete a todos los habitantes del planeta.

Sin embargo, sus «Implicaciones para el Sector Energético» son tal vez las más trascendentales. Por considerarlo de sumo interés en las líneas que siguen les ofrecemos la traducción en español del «Resumen Ejecutivo» del mencionado Informe captado de la versión oficial escrita en inglés.

Resumen Ejecutivo

La industria de la energía es tanto un importante contribuyente al cambio climático, como también un sector al cual el cambio climático habrá de afectar. En las próximas décadas, el sector energético se verá afectado por el calentamiento global en múltiples niveles, y por las respuestas políticas al cambio climático.
cambio-climatico 2
Hay mucho en juego: sin políticas de mitigación es probable que la temperatura media global aumente un 2,6 a 4,8 grados centígrados para el año 2100 respecto a los niveles pre-industriales.

La ausencia de políticas de mitigación fuertes, el crecimiento económico y el aumento de la población mundial, seguirán impulsando la demanda de energía, y por tanto las emisiones de GET (gas de efecto invernadero) también subirán. El mismo cambio climático también puede aumentar el consumo de energía debido a la mayor demanda de refrigeración.

Los medios y la infraestructura para la producción y transporte de energía se verán afectados negativamente por el cambio climático. Es probable que la industria del petróleo y gas sufra de un incremento en la interrupción y en los cortes de producción debido a los fenómenos meteorológicos extremos que afecten las instalaciones, tanto en alta mar como en tierra. Las plantas de energía, especialmente aquellas en las zonal costeras, se verán afectadas por fenómenos meteorológicos extremos y la subida del nivel del mar.

Las infraestructuras críticas de transporte de energía están en riesgo, con oleoductos y gasoductos en las zonas costeras afectadas por el aumento del nivel del mar, y aquellas en climas fríos afectadas por la descongelación del permafrost. Las redes de electricidad se verán afectadas por las tormentas, y el aumento de la temperatura global podría perjudicar la generación de electricidad, incluyendo a las estaciones térmicas e hidroeléctricas en algunos lugares. Los cambios climáticos también podrían afectar a los cultivos bioenergéticos. En general, la industria tiene opciones para adaptarse a los cambios climáticos, pero es probable que deba incurrir en altos costos.
cambio-climatico 1
El sector energético es el mayor contribuyente a las emisiones globales de GEI. En 2010, 35% de las emisiones directas de GEI provinieron de la producción de energía. En los últimos años se ha invertido la tendencia a largo plazo de la descarbonización gradual de la energía. De 2000 a 2010, el crecimiento de las emisiones del sector energético superó el crecimiento de las emisiones globales en alrededor de 1% por año. Esto se debió a la creciente participación del carbón en el mix energético.

El sector energético, como lo define el IPCC, comprende a todos los procesos de extracción, conversión, almacenamiento, transmisión y distribución de energía con excepción de aquellos que utilicen la energía en sectores de uso final (industria, transporte, construcción, agricultura, silvicultura).

De las emisiones anuales de 30 gigatoneladas (Gt) de dióxido de carbono (CO) en 2010, las proyecciones indican que ante la ausencia de políticas para limitar las emisiones, las emisiones asociadas con el uso de combustibles fósiles -incluyendo el sector de suministro de energía pero también el uso de energía en el transporte, industria y los edificios- contribuirían 55-70 GtC0 al año hacia 2050. Para reducir las emisiones a niveles compatibles con el objetivo acordado internacionalmente de mantener el aumento de la temperatura desde la era preindustrial por debajo de los 2 grados centígrados, el porcentaje de generación de electricidad baja en carbono tendrá que triplicarse o cuadruplicarse para el año 2050. El uso de combustibles fósiles sin captura de carbono prácticamente desaparecería, a más tardar para el año 2100.

El sector energético sería totalmente libre de carbono, y lo más probable es que sea necesario desplegar tecnologías capaces de retirar el CO2 de la atmósfera. La bioenergía, con captura y almacenamiento de carbono (Bioenergy with Carbon Capture and Storage, BECCS), es una de esas tecnologías.

La sustitución de las centrales térmicas y/o eléctricas operadas con carbón que actualmente existen, por plantas de generación de energía altamente eficientes de ciclo combinado de gas natural (CCGN) o por plantas combinadas de generación de energía y calor (CHP), podrían reducir las emisiones a corto plazo (a condición de que la liberación de metano fugitivo sea controlada) y ser un «tecnología puente» hacia una economía de bajo uso de carbono. El aumento del uso de las plantas CHP puede reducir las emisiones.

cambio-climatico 3
El CCS, la energía nuclear y las energías renovables proporcionan electricidad baja en carbono, al tiempo que aumentan la eficiencia energética y reducen la demanda final de energía a la cantidad requerida por la mitigación desde el lado del suministro. En 2012, más de la mitad de la inversión neta en el sector eléctrico estuvo enfocada a tecnologías bajas en carbono.

Sin embargo, existe una serie de obstáculos y riesgos para la inversión acelerada, incluyendo los costos. Las inversiones adicionales desde el lado del suministro que son necesarias para alcanzar la meta de los 2 grados centígrados se estiman en un promedio de USD 190 a 900 mil millones por año hasta 2050. Gran parte de esta inversión brindaría beneficios conjunto, como la reducción de la contaminación atmosférica y del agua, y el aumento del empleo local. Pero, normalmente, la mitigación desde el lado del suministro también conlleva riesgos.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar