Plantean construir petroquímica para obtener mejores réditos de la úrea boliviana

(1º Marzo 2017) El ex Gerente Nacional de Industrialización (GNI) de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Saúl Escalera, manifestó que, al menos, 50 por ciento de la producción estimada de la planta de urea y amoniaco en el departamento de Cochabamba debe ser destinado para la industrialización.

Explicó que la materia prima es importante para la minería y la agroindustria del país y discrepó con la declaración efectuada por el presidente de la estatal YPFB, Guillermo Achá, quien anunció que el 80 por ciento de la producción inicial será exportada a mercados de países vecinos.

                                                                    Planta de Amoniaco y Urea, Cochabamba, Bolivia.

“La urea no se debe exportar, hemos diseñado plantas para obtener elementos derivados de la urea, pegamento para madera aglomerada, además el amoniaco puede ser industrializado como fertilizante”, manifestó ante lo que propuso la construcción de un complejo petroquímico que se encargaría de la industrialización, el cual generaría no solamente recursos en mayor cuantía que la exportación de materia prima, sino 1.500 puestos directos y 3.000 indirectos, precisó.

El presidente de YPFB Guillermo Achá, indicó que a partir de mayo se iniciará la producción de urea y amoniaco, y que se cerraron contratos con dos empresas en Argentina y Brasil. De acuerdo con sus explicaciones, se prevé que este año se produzca 450 mil toneladas; sin embargo, se estima que llegue a las 700 mil toneladas, donde el 80 por ciento del producto será exportado y el resto sería destinado al mercado interno.

La proporción de las futuras exportaciones anticipadas por Achá no abastecerían los volúmenes requeridos por el proceso de industrialización, advirtió Escalera en el documento titulado “Complejo petroquímico en Carrasco: oportunidad histórica para el desarrollo de la gran industria en Cochabamba (Bolivia)”, publicado en mayo de 2014.

Según los planes de YPFB, la urea y amoniaco que serán producidos en Carrasco, servirán para satisfacer la demanda de la agroindustria nacional y los excedentes serán exportados al Brasil. Considera que los derivados de urea (adhesivos y lixiviantes de oro) son también importantes por su versatilidad química, relativa facilidad de transformación e importancia industrial.

COMPLEJO PETROQUÍMICO

Escalera planteó que en Bulo–Bulo, se construya el complejo petroquímico para producir, además de urea y amoniaco, varios productos derivados de alto valor agregado que permitirán que Cochabamba y Bolivia diversifiquen su capacidad industrial y obtengan el doble de ingresos económicos anuales, que la simple exportación de urea y amoniaco como fertilizantes.

Según el documento, la planta de Carrasco producirá 42,000 toneladas de amoniaco por año, el mercado nacional para este elemento es pequeño, por lo que YPFB tiene el plan de exportar el excedente al Brasil. Sin embargo, este excedente debe ser utilizado en diversas áreas, como reactivo químico base para la elaboración de más de 100 derivados importantes entre aminas, fertilizante, nitrato de amonio como explosivo; endulzantes de gas natural, fármacos, anfetaminas, entre otros. Todos estos derivados pueden ser producidos en el complejo de Carrasco a corto plazo, dijo Escalera.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar