Petrolera mexicana recorta el presupuesto que afectará a su planilla laboral

La petrolera estatal mexicana, Pemex, seguirá reduciendo plantilla en 2017. Según el Proyecto de Presupuesto de Egresos del país para 2017, la petrolera estatal contará el próximo año con 36.848 empleados menos, lo que supone una reducción de 23,8 por ciento con respecto al número de trabajadores de 2014.

pemex-trabaj

El presupuesto presentado indica que este año, la compañía contará con 125.598 trabajadores, mientras que para 2017 plantilla estará integrada por 116.601 personas, lo que implica que habrá 8.997 plazas menos.

Al 30 de junio la empresa reportó 131.822 empleados, lo que significa una reducción de puestos de 6.569 respecto al cierre de 2015.

En 2015, cuando se anunció el primer recorte presupuestal para la empresa productiva del estado, la dirección general de finanzas dijo que se empezaría a cancelar las plazas del personal que se fuera jubilando, las cuales ascendían a por lo menos 7.000 puestos entre ese año y 2016.

Trabajadores han denunciado despidos injustificados y jubilaciones “adelantadas”; el pasado 21 de agosto la Alianza Nacional Democrática de trabajadores petroleros disidentes al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, que encabeza Carlos Romero Deschamps, y la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros convocaron a una movilización contra la reforma energética, para denunciar la pérdida de derechos de los trabajadores y las plazas.

La petrolera se vio sumergida en una crisis con la caída de los precios de crudo, que le han significados recortes a su presupuesto. Uno fue en 2015 por 62 mil millones de pesos, otro para este año de 100 mil millones y se plantea algo similar para 2017.

Un análisis realizado por Alberto Mondelli, socio líder de asesoría en capital humano y cambio Organizacional para América Latina de KPMG en México, plantea que la decisión más común de las empresas en la industria es recortar personal, pero con esto solo logran resolver un problema de corto plazo.

El reducir la plantilla laboral o congelar contrataciones, que es a lo que han tenido que recurrir muchas petroleras producto de los bajos precios, tiene consecuencias que afectan la industria como problemas de talento y  pérdida de la inversión hecha en capital humano.

Además, para el próximo año se pide que el techo de endeudamiento tanto interno como externo de Pemex sea mucho menor que el permitido para 2016.

La iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación de 2017 plantea un nivel de endeudamiento neto externo de hasta 7.1 mil millones de dólares para Pemex y sus empresas productivas subsidiarias.

La petrolera ha recurrido a varios financiamientos para cubrir los gastos de capital necesarios para llevar a cabo sus proyectos; sin embargo, reconoce que el aumento sustancial de deuda puede tener efectos adversos en su condición financiera.

pemex-trab

En el reporte enviado a la Securities and Exchange Commission el pasado 26 de agosto, la petrolera reconoce que ciertas agencias calificadoras han expresado su preocupación con respecto a la cantidad total de la deuda y el aumento significativo de ésta en los últimos años. La última baja en las calificaciones de crédito global fue de Fitch Ratings en moneda local de A a BBB +.

La propuesta presupuestal plantea cero pozos exploratorios contra los 29 de 2016, y 156 pozos en desarrollo, en 2016 se proyectaron 228.

En el paquete económico 2016, se contemplaban 29 pozos en exploración, Pemex en su programa operativo indicó la terminación de 34, de los cuales al primer semestre de año llevan 11 terminados.

La Comisión Nacional de Hidrocarburos registró que de estos 11 pozos exploratorios terminados por Pemex en la primera mitad del año, tres son improductivos al estar invadidos de agua salada, y cinco son productores de gas y aceite pero son no comerciales, y solo tres han resultado exitosos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar