Pemex cae en calificación muy cerca del grado especulativo señala Moody’s

La agencia de medición de riesgos Moody’s bajó la calificación de Pemex de “Baa1” a “Baa3”, el escalón previo al grado especulativo, y dijo que la expectativa es que el perfil crediticio de la empresa estatal se deteriore “mucho más”. Esta bajada fue motivada por la opinión de Moody’s de que “los débiles indicadores crediticios que muestra actualmente la compañía empeorarán conforme continúe financiando sus inversiones de capital con fuentes externas”, según recoge la agencia Efe.

La agencia indicó en un comunicado que “no es factible un alza de las calificaciones de Pemex en el corto plazo”.

pemex 1

Sus indicadores se mantendrán bajos mientras se mantengan los bajos precios del petróleo, la caída de la producción, los altos impuestos y el ajuste de las inversiones de la compañía para cumplir sus objetivos presupuestales, detalló la vicepresidenta de Moody’s, Nymia Almeida.

En enero pasado, la agencia situó las calificaciones crediticias de la empresa, entonces en “Baa1”, aprobado alto, en revisión a la baja por el desplome del precio del crudo.

De acuerdo con las estimaciones de Moody’s, la producción de Pemex descenderá entre 2016 y 2018 un promedio anual del 5 por ciento, “como consecuencia de su capacidad limitada para realizar las inversiones que se requerirían para estabilizar la producción”.La agencia también atribuyó la caída de la producción a factores el “declive natural de ciertos campos y una menor calidad del petróleo”.

Pemex enfrenta este año un recorte presupuestario de 100.000 millones de pesos (unos 5.796 millones de dólares), que afectará especialmente a sus proyectos de exploración y producción. La empresa anunció en febrero una pérdida neta en 2015 de 30.315 millones de dólares, lo que supuso un aumento del 96,4 por ciento respecto a la reportada en 2014.

La estimación del riesgo crediticio base de Pemex , actualmente de “b3”, lo cual incorpora un “grado de debilitamiento”, podría deteriorarse más, advirtió. Esto puede ocurrir si se produce “un fuerte incremento adicional en el apalancamiento financiero por encima de nuestras expectativas, un deterioro considerable de la producción, o preocupaciones en torno a la liquidez”, precisó Moody’s.

 

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar