Los retos de la Fibra Óptica en los Datacenter

La fibra óptica se está convirtiendo en un elemento clave en los centros de datos, debido a la necesidad de dotar de mayor velocidad a la gestión de las cantidades masivas de datos a las que las compañías se enfrentan hoy día. Fenómenos como big data o cloud provocan un crecimiento imparable de las redes de almacenamiento.

“Si la red WiFi demanda ya categorías 6A, ¿qué será lo que necesite el centro de datos?”, se preguntaba Santiago Muñoz, director de ventas de España y Portugal de Commscope, durante el Foro Tecnológico CommScope 2014 celebrado el pasado 4 de Noviembre.

sant muñoz commscope

“En el 2010 se aprobaron dos estándares de 40 y 100 Gbps. Entonces se pensaba que todavía quedaba un largo trecho hasta que se generalizara su uso. La realidad es que en los siete data centers que he visitado este año ya había enlaces de 40 Gbps. Es más, para finales de año se espera que el 75% de los puertos suministrados en servidores sea de 10 Gbps por segundo, y ya en el 2016, se apunta a que el 10% de los puertos de servidores serán de 40 Gbps. Esto implica que los comités de estándares siguen trabajando para desarrollar nuevas aplicaciones. Este año es el turno de los 400 Gbits por segundo”, subraya Santiago Muñoz.

Los retos que se derivan de este contexto para la infraestructura de red son varios y no solo se limitan a soportar mayor ancho de banda. Las redes de fibra óptica en el centro de datos cada vez son más masivas con lo cual la gestión se convierte en algo más complejo.

Santiago Muñoz señala cuatro retos de la fibra en el data center:

1. La primera está derivada del diseño de los centros de datos, que cuentan con una arquitectura de tres capas: electrónica de core, agregación y acceso. La mayoría de las aplicaciones con las que se trabaja hoy en día no se ajustan a estas topologías, ya que se generan unas grandes latencias. Por lo tanto la topología de red va cambiando a dos niveles (switches de interconexión y de agregación).

“Esto conlleva que cada vez se dediquen más esfuerzos a optimizar el rendimiento de las aplicaciones, para lo que es necesario que la red tenga la capacidad de monitorizar sus prestaciones”, afirma Muñoz. La clave está en dotar a la infraestructura de herramientas que permitan visualizar las prestaciones de las aplicaciones: analizar si hay fuentes de fallo o incluso pérdidas de seguridad. Y de ahí surge el concepto de puntos de acceso al tráfico o TAPS, que junto a herramientas de monitorización nos van a permitir monitorizar las prestaciones de esas aplicaciones de una manera no intrusiva, sin producir mayores pérdidas a la velocidad de transmisión” explica.
f.optica 2
2. La mayoría de las infraestructuras de red de fibra óptica en un centro de datos se abordan a través de una solución preconectorizada, por dos motivos: porque su instalación es más sencilla y porque su distribución en array va a posibilitar el soporte de aplicaciones en paralelo: 40, 100 y 400 Gbps. “En Commscope abogamos por la aproximación de los estándares ISO y CENELEC que recomiendan sistemas sencillos para el usuario: tratan de evitar que los casetes o latiguillos sean diferentes, por ejemplo. Se trata del llamado Método B, el más utilizado en el mercado y el que Commscope proporciona a sus clientes”.

3. En tercer lugar, es fundamental la capacidad de la infraestructura de soportar las migraciones futuras a 400 Gbps. En este sentido, Commscope presentó un nuevo desarrollo de fibras ópticas multimodo (bajo el acrónimo WBMMF ) en el Comité de Estándares de TIA en octubre de este año. Se trata de fibras ópticas multimodo que permitan multiplexar en longitud de onda, como ya ocurría en las fibras monomodo. “Por supuesto tienen que seguir siendo retrocompatibles con la base instalada OM3 y OM4”, sugiere Muñoz. Utilizando estas nuevas fibras ópticas multimodo de banda ancha,cada fibra puede transmitir 100 gigabits por segundo, con lo que la suma global se obtiene 400 Gbps. “En resumen lo que buscamos es poder utilizar el conector MPO en cada uno de los soportes de ese tipo de aplicaciones, 40 o 100 o 400 Gbps pero con un único conector MPO de 12 fibras ópticas y así homogeneizar toda la infraestructura de red que tengo en la empresa”, concluye el directivo.
f.optica 1
4. Derivado del uso masivo de la fibra óptica hay una mayor densidad de puertos, por lo que la gestión se convierte en algo más crítico y complicado. Los sistemas AIM permiten tener definido el canal extremo a extremo –sabiendo qué paneles y electrónica intervienen en un enlace, qué puerto está proporcionando servicio, etc. – permitiendo hacer una localización de activos en el centro de datos. “Si yo genero plantillas en cada uno de los racks con unos determinados servidores la electrónica de red me va a posibilitar el descubrir toda esa información con lo cual voy a saber de forma exacta la actividad de los puertos de cableado estructurado”.

Texto:  Virginia Toledo – datacenterdynamics

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar