Llega primer lote de tubos a Camisea para construir Gasoducto Sur Peruano

El ministro de Energía y Minas, Eleodoro Mayorga, destacó que con la llegada de los primeros lotes de tuberías para el Gasoducto Sur Peruano (GSP) hasta la zona de Camisea (Cusco) “hacen realidad” este megaproyecto energético.

El titular del MEM llegó en días pasados al campamento del GSP, próximo al centro poblado de Ticumpinía, distrito de Echarate, provincia de La Convención (Cusco), acompañando al presidente de la República, Ollanta Humala, en una visita de inspección a la zona donde se desarrollan los trabajos preconstructivos de esta obra.
 
gasoduc 4
“Ver la realidad del GSP es una gran satisfacción, es el comienzo, por ello hay que prepararse para la era del gas, es una responsabilidad que compartimos desde el MEM con los gobiernos regionales y municipalidades, para impulsar la cultura del gas entre la población”, manifestó Mayorga.
 
“Esta es la obra más importante de este gobierno, y comienza en la región que ha esperado por más tiempo el gas, hoy estamos contentos de decirles que aquí están los tubos que van a transportar ese gas”, agregó.
 
El ministro subrayó que, aun cuando ya está en marcha este proyecto, la región del Cusco no tendrá que esperar a que se termine la construcción del GSP para contar con gas natural, pues el gobierno ya trabaja en la masificación del gas a través del “gasoducto virtual”.
“En muy poco tiempo, en dos o tres años, hacia el 2017, Cusco va a tener gas y generación de electricidad propia, y podrá emerger hacia la industrialización. Esto beneficiará al sur y al Perú. Vamos a comenzar llevando gas en camiones a las ciudades, creando la red de distribución hasta que esté listo y se conecte el Gasoducto”, explicó.
 
En Ticumpinía se encuentra un campamento que ya cuenta con desembarcadero fluvial para descarga de equipos y tuberías, instalaciones para oficinas, alojamiento, talleres mecánicos, zona de acopios para tuberías, entre otras instalaciones logísticas.
El ministro informó que, hasta la fecha, el consorcio integrado por Odebrecht y Enagás ha invertido cerca de US$ 400 millones, en labores pre- constructivas (ingeniería de proyecto, acopios, campamentos, mejoramiento, ensanchamiento y reforzamiento de vías de acceso, etc),  así como en la compra de los primeros lotes de tuberías y la logística necesaria para su traslado hasta la zona de Malvinas.
La obra, señaló, demandará una inversión total de US$ 7,328,654.51, a lo largo de 34 años. De este monto,  4,200 millones de dólares, aproximadamente, se destinarán para la construcción del proyecto, que se realizará en los próximos 4 años.
Durante la etapa de construcción, la obra generará más de 6 mil empleos directos (ingenieros, obreros, operadores de maquinaria, soldadores, personal administrativo, etc) y más de 25 mil empleos indirectos. Asimismo, la participación de diversas entidades del Estado y de los municipios es importante, pues la concesionaria tendrá que tramitar más de 4100 permisos durante la etapa de construcción, para poder realizar la obra.
El proyecto del GSP articula y permite, asimismo, otros proyectos energéticos necesarios para el país como el Nodo Energético de Ilo y Mollendo (ya adjudicado) y la central térmica de Quillabamba (por licitar), así como la futura industria petroquímica.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar