Invierten sumas de dinero sin precedentes para desarrollar mejores sistemas de almacenamiento

Las empresas de energía están inyectando sumas de dinero sin precedentes en baterías y otros sistemas de almacenamiento de energía que por mucho tiempo se consideraron como un sueño, en una jugada que los expertos dicen que transformaría la cara de esta industria.

“Es potencialmente muy perturbador”, dijo Hugh McNeal, el nuevo director ejecutivo del principal órgano comercial de la industria eólica, RenewableUK, agregando que 55 de los 420 miembros del grupo estaban invirtiendo “millones de libras” en almacenamiento de energía.

bateria 2

Si las granjas eólicas pueden almacenar electricidad, eso ayudaría a resolver su “mayor desafío” de no funcionar en los días en que no hay viento, explicó McNeal. “Podría significar que necesitamos menos de otras cosas”, como gas y energía nuclear, agregó.

El almacenamiento de energía ha sido por mucho tiempo un santo grial de los defensores de la energía renovable y de las campañas de cambio climático, porque ayudaría a las granjas eólicas y solares a igualar a las estaciones de energía convencionales, pero más contaminantes, a gas y carbón, que pueden proveer electricidad a voluntad.

El costo relativamente alto de las baterías ha puesto esta meta fuera del alcance, pero con los precios bajando a menos de la mitad en los últimos seis años, un creciente número de empresas está empezando a vender sistemas de almacenamiento, especialmente en Estados Unidos y Alemania.

Reino Unido se ha quedado atrás de estos países, pero en los últimos doce meses ha visto un alza en el número de empresas que están probando el mercado.

Un miembro de RenewableUK, el grupo noruego de gas y petróleo Statoil, está instalando lo que se cree sería el primer sistema de batería de una granja eólica offshore en el proyecto de turbinas flotantes Hywind frente a las costas de Escocia.

Apodado como “Batwind”, tendrá la capacidad de más de 2 millones de iPhones, poco en comparación con las necesidades de energía totales de Reino Unido, pero aún potencialmente transformativo si se adopta ampliamente por la creciente industria eólica offshore..

“Estamos entrando a un nuevo mundo de energía en Reino Unido”, aseguró Stephen Bull, vicepresidente senior de energía eólica offshore en Statoil. Sumar almacenamiento a los crecientes niveles de generadores renovables, que abastecieron de un récord de 25% de la electricidad de Reno Unido el año pasado, podría representar una amenaza competitiva a las estaciones de energía convencionales, agregó.

Esto noquea al carbón y también potencialmente a la vieja energía nuclear”.

Las empresas solares también están recurriendo al almacenamiento de energía, dijo Simon Virley, ex funcionario senior del Departamento de Energía quien ahora es socio de KPMG, la firma de servicios profesionales. “Es un punto de inflexión para la forma en que funciona el sistema de energía en el mercado británico. Creo que es la mayor alteración que habrá en los próximos cinco a diez años”, planteó.

Hasta ahora, la principal fuente de almacenamiento de energía del Reino Unido han sido plantas como la estación hidroeléctrica Dinorwig en el norte de Gales, que bombea agua colina arriba donde la demanda es baja y la libera cuando es necesario.

Bateria 1

Los sistemas de baterías y otros tipos más nuevos de almacenamiento están aún en sus inicios, según National Grid, el mayor operador del sistema de energía de Reino Unido, con sólo 30 megavatios de capacidad, una fracción pequeña de la capacidad generadora total.

“Pero esto crecerá en los próximos años a medida que bajan los costos de la tecnología”, dijo Asheya Patten, socia estratégica de National Grid.

“Estamos viendo más y más nuevos proveedores que quieren desarrollar sus tecnologías y sumarlas al mercado”, afirmó, agregando que National Grid estaba alentando activamente la tendencia.

La fortaleza del interés del mercado fue expuesta inesperadamente por National Grid a principios de este año, cuando lanzó una oferta por servicios de la red eléctrica que apuntaban a empresas de almacenamiento y que resultó en más de seis veces la capacidad de 200 megavatios que había buscado.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar