Interconexión Regional Energética es ambiciosa pero inevitable

Ecuador y Colombia se han marcado como objetivo ampliar su interconexión energética que mantienen desde 2003 por la cordillera andina para integrar a Chile, Perú y Bolivia, un plan tan ambicioso como inevitable para el desarrollo, reveló el vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas Espinel.

«La integración energética ya no es una opción, es una obligación para los países», sentenció Glas en entrevista en Bogotá, donde mantiene una serie de encuentros con su homólogo colombiano, Germán Vargas Lleras, centrados en compartir «experiencias e información» sobre proyectos de infraestructura vial y planes de vivienda.

 

integración 2

Pero sin duda la energía ha sido el tema insignia de las reuniones, y con ella la expansión de un plan binacional que, según Glas, ha generado un éxito que debe ser ampliado.

Ecuador no ve la energía como una «oportunidad comercial o de negocio» sino como una opción «de desarrollo» para la región, aunque los números son contundentes: desde 2003, indica Glas, su país ha comprado «más de 1.000 millones de dólares» en energía a Colombia, a la que a su vez también ha comenzado a vender recientemente.

«El gran desafío es que esta experiencia, que ya funciona de manera bilateral, podamos trasladarla a la Región. Hemos planteado ya un equipo de trabajo entre Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Bolivia», subrayó.

Chile, que tiene «enormes necesidades energéticas«, así como en menor medida Bolivia, según Glas, serían los más interesados en la propuesta, que no será «sencilla» de lograr por el compromiso internacional que requiere.

«Hay que comprometer una decisión política de todos los gobiernos a desarrollar la infraestructura que se requiere para estos corredores de interconexión, que en el caso de Colombia ya están funcionando», precisó el vicepresidente.

Así las cosas, «el gran desafío viene hacia los países al sur de Ecuador, específicamente Perú y Chile».

Glas sostiene que Colombia ya tiene «una gran infraestructura eléctrica» en tanto que en Ecuador actualmente se están construyendo de forma simultánea ocho hidroeléctricas y además se está desarrollando «una red de transmisión de 500.000 voltios», y las conexiones en la frontera están sobradamente preparadas.

integración 1

De llevarse a cabo la integración regional, el funcionario no descarta que el proyecto se extienda hasta Panamá, un país al que Colombia siempre ha querido llevar energía.

«Una vez definidas las rutas de Colombia para llegar a Panamá sería automática la conexión entre Ecuador, Colombia y Panamá, y a través de este último probablemente otros países centroamericanos que dependen mucho de hidrocarburos», comentó.

En cualquier caso, añadió Glas, el intercambio «se irá fortaleciendo a medida que las rutas de transporte de energía se vayan conectando no solamente en las zonas de frontera», sino también dentro de cada país.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar