Francia inicia desmantelamiento de su planta nuclear Fessenheim

Cierre definitivo es después de 43 años produciendo energía eléctrica

Francia comenzó el cierre de su central nuclear más antigua, después de 43 años de actividad. Será la primera de una serie de paradas de reactores. Sin embargo, no se espera que el país reduzca su dependencia de la energía atómica en el corto plazo.

La planta de Fessenheim, a lo largo del Rin, cerca de la frontera oriental de Francia con Alemania y Suiza, es propiedad de la empresa francesa EDF.

Las operaciones de desmantelamiento para el reactor número 1 comenzaron este 22 de febrero. Será el primer paso hacia el cierre completo de la planta el 30 de junio. Pero pasarán varios meses antes de que se enfríen y el combustible usado pueda comenzar a eliminarse.

La ministra de Transición Ecológica y Solidaridad, Elisabeth Borne, dijo este miércoles que “han pasado años desde que hablamos de cerrar Fessenheim y ningún gobierno anterior había tomado la decisión. Ahora, el Primer Ministro firmó el decreto y apareció esta mañana en la gaceta del gobierno».

Desconectar los dos reactores en Fessenheim se convirtió en un objetivo clave de los activistas antinucleares, después de la catástrofe catastrófica en Fukushima, Japón, en 2011.

Los expertos han señalado que las normas de construcción y seguridad en Fessenheim están muy por debajo de las de Fukushima. Advierten que se han subestimado los riesgos sísmicos e inundaciones en la región de Alsacia.

El cierre de la central nuclear de Fessenheim ha sido visto como una prueba del compromiso del presidente de Francia, Emmanuel Macron, con la sostenibilidad y el progreso hacia la transición energética del país.

«Es un primer paso en la estrategia energética de Francia, que tiene como objetivo reequilibrar gradualmente entre la electricidad nuclear y renovable, mientras continúa reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero de la producción de electricidad al cerrar las centrales de carbón para 2022», dijo el primer ministro Edouard Philippe en un comunicado.

El expresidente de Francia François Hollande (2012-2017), había prometido el cierre de la central nuclear, pocos meses después del accidente de Fukushima. Pero no fue hasta el año pasado que el gobierno de Emmanuel Macron dio la luz verde definitiva a su desmantelamiento progresivo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar