Estrepitosa e histórica caída del precio del barril de petróleo

Se derrumbó hasta los US$ 0,90 y hoy cuesta apenas un poco más de US$ 1.00

Los precios del petróleo se derrumbaban el lunes 20 de abril, con el contrato de futuros WTI en Estados Unidos cayendo más del 50% al valor más bajo registrado, ante la preocupación de los inversores por la falta de almacenamiento y tras datos alemanes y japoneses que apuntan a una sombría economía global.

A las 1616 GMT, el Brent bajaba 1,50 dólares, o un 5,3%, a 26,58 dólares por barril, mientras que el contrato para mayo del West Texas Intermediate (WTI) perdía 12,76 dólares, o un 69,84%, a 5,51 dólares el barril.

A esta el barril West Texas, de referencia en EEUU, se hunde más de 95% en la sesión de hoy y se instala bajo los US$ 1 (llegó a estar en US$ 0,90). De acuerdo a cifras de Bloomberg es la mayor caída y el menor nivel desde que se tienen registros, los que datan desde 1982.

Los precios se han visto presionados durante semanas, con el brote de coronavirus afectando la demanda pese a que Arabia Saudita y Rusia no lograron llegar a un acuerdo para reducir el suministro. Finalmente, ambos países acordaron hace más de una semana recortar el suministro en 9,7 millones de bpd, pero eso no bajará rápidamente el exceso global.

Los precios del Brent se han derrumbado alrededor del 60% desde inicios del año, mientras los futuros del WTI han perdido aproximadamente un 85%, a niveles muy por debajo de los costos de equilibrio necesarios para muchas empresas de petróleo de esquisto. Esto ha llevado a un freno en las perforaciones y drásticos recortes de gastos.

El diferencial entre el contrato a mes inmediato ante el mes siguiente era de alrededor de 14 dólares, el mayor de la historia, ya que el contrato a junio, negociados más activamente, bajaban 2,27 dólares, o un 9,1%, a 22,76 dólares el barril.

Al respecto la Organización Latinoamericana de Energía (Olade), a través de su secretario ejecutivo, Alfonso Blanco; y del director de Estudios y Proyectos, Andrés Schuschny, comentó:

«El sector petrolero presenció este lunes 20 de abril un acontecimiento histórico. Por primera vez, los precios cotizaron con valores negativos por debajo de cero y el barril WTI terminó cerrando en -37 dólares. En términos económicos significa que los agentes del mercado que pretendían vender contratos de futuros de crudo, tienen la voluntad de pagar un precio para desprenderse de ese activo».

«Actualmente se observa una drástica reducción de la demanda a niveles nunca vistos como consecuencia de la interrupción de la actividad económica a nivel internacional provocada por el coronavirus. El transporte público de muchos países, la suspensión de la aeronavegación comercial a nivel global, la caída de la demanda de energía en el sector industrial y comercial y las cuarentenas que mantienen a las familias en sus hogares son responsables de la caída de la demanda de combustibles observada. A medida que la pandemia avanza los pronósticos de los analistas se vuelven cada vez más pesimistas.  La IEA, en su último informe, estima que el mes de abril finalizará con una reducción en la demanda de 29 millones de barriles diarios».

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar