El escándalo en Volkswagen pone en jaque a toda la industria del diésel

El escándalo de Volkswagen en Estados Unidos no podría haber llegado en peor momento para los fabricantes de autos diésel, cuando se enfrentan a reacciones negativas cada vez más numerosas en Europa, su mayor mercado, por la contaminación del aire.

Durante el pasado año, aumentaron las peticiones para que se tomen medidas enérgicas contra los vehículos diésel -e incluso su prohibición total-, ya que un organismo de investigación relaciona la contaminación que emiten los autos con miles de muertes prematuras.

Muchos analistas esperan que las repercusiones del escándalo de VW impulsen regulaciones más duras, y algunos se están planteando una pregunta que habría sido impensable hace un año: ¿el auto diésel está en su lecho de muerte?

volks 1

“Los reguladores serán ahora mucho más prudentes con lo que permiten y los test serán más duros y difíciles, o muy costosos, para el sector del diésel”, sostiene Max Warburton, analista en Bernstein Research.

Eso se traduce en un desastre potencial para los fabricantes de vehículos europeos que han invertido varias decenas de miles de euros en la tecnología diésel durante los últimos 15 años. Los gobiernos en todo el continente adoptaron los autos diésel para ayudar a combatir el cambio climático.

Los motores diésel utilizan menos combustible por kilómetro que sus equivalentes de gasolina que dominaban las carreteras europeas, así que emiten menos dióxido de carbono.

Se sabía que los autos diésel también generan más contaminantes dañinos que pueden afectar a los pulmones al inhalarse. No obstante, se suponía que las normas de control de contaminación en Europa, que se remontan a 1992 y son cada vez más estrictas, iban a garantizar que los fabricantes de vehículos diésel hicieran motores que retuviesen esos gases.

Dado que los gobiernos impulsaron exenciones fiscales y otros incentivos que favorecían a los diésel, como tarifas de estacionamiento más baratas, la industria respondió produciendo más modelos. Además, como en muchos lugares el diésel era más barato que la gasolina, el sector vivió un crecimiento espectacular.

De los 10 millones de autos diésel que se vendieron en todo el mundo en 2014, el 75% de ellos se compraron en Europa. Los autos diésel aún son un producto de nicho en EEUU, ya que suponen menos del 4% de las ventas.

Sin embargo, el escándalo de VW ha puesto de manifiesto una inclinación de los reguladores estadounidenses  a investigar posibles incumplimientos de las normas de contaminación que ha faltado en Europa.

La Agencia de Protección Medioambiental (EPA, sus siglas en inglés) tomó medidas contra VW después de que el Consejo Internacional para el Transporte Limpio, un grupo de investigación medioambiental, mostrase que las emisiones de óxido de nitrógeno de un VW Jetta excedían en 35 veces los niveles permitidos en EEUU, y que un VW Passat sobrepasaba el límite en 20 veces.

Las autoridades europeas tienen previsto comenzar las revisiones de las emisiones de los autos en carretera a partir de 2017, algo que llega con retraso, según afirma Nick Molden, el director ejecutivo de Emmissions Analytics, una empresa privada que analiza el ahorro de combustible de los vehículos en condiciones reales en la UE y EEUU.

volks 2

Sus pruebas muestran que muchos fabricantes de autos tienen capacidad técnica para producir vehículos diésel no contaminantes.

Philippe Houchois, analista de UBS, piensa que el diésel como opción de combustible está llamado a desaparecer en los autos pequeños porque el costo de la tecnología para eliminar las emisiones se traduciría en unos márgenes de beneficio muy escasos.

Frank Kelly, profesor de salud medioambiental del King’s College, afirma que la industria de los diésel en Europa debe demostrar ahora que puede fabricar autos que no deterioren la calidad del aire. “Si no lo puede hacer, vamos a perder la confianza de los gobiernos y de la opinión pública, y estos vehículos desaparecerán poco a poco”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar