COVID 19 remodelará el futuro de los negocios energéticos globales

Afirma AIE en su informe anual World Energy Outlook

La pandemia del coronavirus y la respuesta mundial ante la crisis que ha generado puede contibuir a remodelar el futuro de la energía en los próximos años. Lo más importante de todo es cómo la crisis afectará en última instancia la transición a la energía limpia. La transición a la energía limpia continúa ganando impulso. Pero se necesitan cambios estructurales más rápidos y audaces para que el mundo alcance emisiones netas de carbono cero.

La Agencia Internacional de Energía, en su informe anual World Energy Outlook, señaló que la pandemia ha causado más trastornos que cualquier otro evento en la historia reciente, «dejando cicatrices que durarán en los próximos años». La COVID-19 desató «una crisis de ferocidad excepcional en países de todo el mundo». Esta coyuntura, cuyo desarrollo continúa, tendrá consecuencias «muy inciertas» para el futuro energético mundial.

“Es demasiado pronto para decir si la crisis de hoy representa un revés para los esfuerzos por lograr un sistema energético más seguro y sostenible, o un catalizador que acelera el camino del cambio”, dijo el informe.

Se proyectaba que las emisiones globales alcanzarían su punto máximo en 2024, pero el impacto de la COVID-19 podría acelerar el proceso. La disminución de este año podría presagiar una transición más temprana a la caída de los niveles de CO2.

Sin embargo, al no reflejar cambios estructurales, las caídas impulsadas por el bloqueo en 2020 son inestables y temporales. Por ahora, se estima que la demanda global de energía caiga un 5% en 2020, el consumo de petróleo un 8% y la inversión en energía probablemente baje un 18% durante el año.

La única fuente de energía que se espera que crezca este año son las renovables. Gran parte del crecimiento se genera a partir de la energía solar. La tendencia continuará en los próximos años a medida que los precios bajen. Esta coyuntura hace que la energía solar sea una fuente de energía más barata que las nuevas plantas de carbón y gas.

Las energías renovables están en camino de satisfacer el 80% del crecimiento de la demanda de electricidad durante los próximos 10 años. Para 2025, las energías renovables superarán al carbón como principal medio de producción de electricidad. Si se adoptan políticas más agresivas, las energías renovables desempeñarán un papel aún mayor en los próximos años, según el informe.

“Veo que la energía solar se convertirá en el nuevo rey de los mercados eléctricos del mundo”, dijo Fatih Birol, director ejecutivo de la IEA. «Según la configuración de políticas actual, está en camino de establecer nuevos récords de implementación cada año después de 2022».

Por otro lado, se prevé que la demanda de carbón no volverá a los niveles anteriores al coronavirus. Representará menos del 20% del consumo de energía para 2040, por primera vez desde la Revolución Industrial. El petróleo seguirá siendo vulnerable a las principales incertidumbres económicas resultantes de la pandemia. La demanda comenzará a disminuir después de 2030, dijo la agencia.

El informe mensual de la Agencia indicó que las tasas de consumo de crudo de las refinerías en todo el mundo registraron 73,7 millones de barriles por día en el tercer trimestre. Este nivel supone unos 9 millones de barriles menos por día, en comparación con el mismo período del año pasado.

Se espera un incremento de la tasa de consumo mundial de crudo de las refinerías, en 2,1 millones de barriles por día en el último trimestre del año hasta los 75,8 millones de barriles por día. Pero el aumento no será suficiente para lograr un equilibrio en los mercados para los productos derivados del petróleo.

La fuerte caída en la demanda de combustibles para el transporte debido a las medidas de aislamiento para combatir el virus ha ejercido una fuerte presión sobre las refinerías de todo el mundo. Además, ha ejercido presión sobre los márgenes. También ha reducido las tasas de operación al nivel más bajo en 35 años.

El informe de la Agencia Internacional de Energía identificó dos temas principales. Uno es el impacto de la respuesta al coronavirus en la industria energética. El otro es la posibilidad de acelerar la transición a formas de energía más renovables.

«Estos temas están interrelacionados y sujetos a importantes incertidumbres a corto plazo», según las Perspectivas de la IEA. «En particular en relación con la duración y gravedad de la pandemia, sus implicaciones económicas y la medida en que la energía y la sostenibilidad se integran en las estrategias de recuperación.»

Las emisiones globales relacionadas con la energía están en camino de caer un 7% este año a medida que las economías de todo el mundo cierran para frenar la propagación del virus. Pero este enfoque no conducirá a caídas a largo plazo, ya que los cierres son una respuesta a un evento único en lugar de un cambio estructural.

Simplemente reducir las emisiones no es suficiente. En cambio, la infraestructura existente debe actualizarse o retirarse, y se deben realizar inversiones significativas en áreas como la captura de carbono.

De cara al futuro, es posible mantener el calentamiento global por debajo de 2°C por encima de los niveles preindustriales, pero requeriría recortes de emisiones drásticos e inmediatos, sostenidos año tras año durante décadas, hasta que las emisiones netas sean cero.

Fuente: Energía16

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar