El mundo y los negocios necesitan energía

.

Corea del Sur ha diseñado un plan para construir centrales eléctricas en Corea del Norte


Corea del Sur ha diseñado un plan para construir centrales eléctricas en Corea del Norte destinadas a solventar sus problemas energéticos en caso de que el régimen emprenda su desnuclearización, según ha confirmado el Ministerio surcoreano de Energía. “El Gobierno ha establecido un plan para construir una nueva planta de ciclo combinado cerca de la frontera (con el Sur) y varias termoeléctricas en algunas zonas de Corea del Norte”, explica el comunicado del Ministerio.

            Kim Jong Un (der.) y Moon Jae-in (izq.) presidentes de Corea del Norte y Corea del Sur, respectivamente.

Seúl ha confirmado la existencia del plan después de que el lunes un diputado surcoreano asegurara que el presidente Moon Jae-in le dio al líder norcoreano, Kim Jong-un, una memoria USB con datos de este proyecto durante la histórica cumbre que celebraron el pasado 27 de abril.

Los dos países acordaron en la cita trabajar para lograr la “completa desnuclearización” de la península y el régimen ha insistido desde entonces en su compromiso de abandonar su programa atómico de cara a la cumbre que Kim mantendrá próximamente con el presidente de EEUU, Donald Trump, para tratar este tema.

Aunque el Ministerio no ha confirmado que Moon le diera el USB a Kim, sí ha admitido que existe el plan “en forma de idea provisional” en caso de que la cooperación económica entre ambos países se retomara. El plan consiste en la construcción de una planta de ciclo combinado de 500 megavatios cerca del polígono industrial intercoreano de Kaesong y tres termoeléctricas de carbón en distintas zonas industriales del país.

De estas tres últimas, dos serían de 300 megavatios y se levantarían en torno a Haeju y Wonsan (sureste y costa oriental) y la tercera sería de 500 megavatios y se proyectaría en la provincia de Hamgyong del Norte.

Según el diputado que desveló el plan el lunes, Seúl incentivaría de este modo a Pyongyang en caso de que cumpliera su compromiso desnuclearizador, ayudándole a superar su escasez energética y reduciendo su dependencia en este terreno de Rusia y, especialmente, China.

Ya en las negociaciones en los años noventa y en la década pasada para intentar convencer a Pyongyang de que abandonara la carta nuclear se estableció un consorcio multinacional (Corea del Sur, EEUU y Japón) para construir una central nuclear de agua ligera en el aislado país.

El plan nunca se terminó ante las continuas desavenencias con Pyongyang y la oposición de los sectores más conservadores de Washington para implementarlo.



Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *