Construyen gasoducto de 871 Km. que empieza en Turquía y terminará en Italia

La construcción del gasoducto transadriático TAP, que abastecerá a los mercados europeos con el gas azerí del Mar Caspio a partir del 2019 y permitirá rebajar la dependencia de Rusia, empezó el pasado viernes 3 en el sur de Albania.

En esta primera fase se van a construir y rehabilitar 92 kilómetros de carreteras y unos 50 puentes.
El consorcio internacional TAP ha contratado a la empresa albanesa Gener 2 y a la italiana Sicilsaldo para la realización de estas obras.

La capacidad inicial del gasoducto, que servirá para reducirá la dependencia europea del gas ruso, será de 10 bcm (miles de millones de metros cúbicos), con posibilidad de llegar hasta el 20 bcm en los años posteriores.

gas nat 2
Por Albania discurrirán 211 del total de 871 kilómetros de longitud que atravesarán Turquía, Grecia, Albania y el mar Adriático, para acabar en el sur de Italia.

Las primeras entregas de gas desde los yacimientos azeríes de Shah Deniz II del Mar Caspio a Europa están previstas para 2019, según el proyecto, que tiene un coste de 1.500 millones de euros.

En la ceremonia de inauguración, organizada el viernes último en la localidad de Corovoda, el Primer Ministro, Edi Rama, afirmó que el TAP «no es solo gasoducto, sino que convertirá a Albania en un nudo de abastecimiento con energía del este al oeste».

El jefe del Gobierno consideró la construcción del gasoducto una de las inversiones más importantes realizadas en Albania y dijo que hará aumentar en 160 millones de euros anuales el producto interior bruto (PIB) albanés en los próximos tres años.

Rama indicó que, según un estudio extranjero, la economía albanesa se beneficiará de mil millones de euros en los próximos 20 años.

En esta primera fase, añadió, se crearán 500 empleos directos y miles indirectos, se mejorará la red de infraestructuras y se contribuirá al desarrollo de las zonas sureñas que atraviesa y que hasta ahora han estado especialmente atrasadas.

Rama afirmó también que el gasoducto «abrirá una nueva perspectiva» para el país porque diversificará las fuentes energéticas y contribuirá a la seguridad energética no solo de Albania, sino de toda la región balcánica.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar