Con mucha expectativa en Estambul se realiza el XXIII Congreso Mundial de Energía

El congreso comenzó oficialmente el lunes en Estambul, con un discurso de Khalid al Falih, el ministro de Energía de Arabia Saudí, llamando a que la OPEP se coordine mejor, pero sin cambio «dramático».

«Es tiempo para que la OPEP se coordine» respecto al mercado petrolero, señaló el responsable de la industria petrolera del principal productor dentro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), precisando enseguida que hablaba de «un giro del timón muy leve», sin hacer ningún cambio «dramático».

cong-mundial

Al Falih vaticinó tras su intervención que el precio del crudo, actualmente alrededor de los 50 dólares por barril, «podría llegar a los 60 (dólares) a finales del año». Respecto al futuro del sector energético, el ministro saudí recordó que su país planifica privatizar parte de su empresa petrolera estatal, Aramco, y aseguró que el valor total de la misma es de unos dos billones de dólares.

Al Falih, dijo que la OPEP tiene que necesita actuar de una manera equilibrada y responsable, y asegurarse de no limitar el suministro de crudo con demasiada fuerza, lo que daría al mercado un choque perjudicial, y se mostró optimista respecto a la posibilidad de alcanzar un acuerdo sobre la producción en noviembre.

El congreso energético, organizado esta semana por la presidencia de Turquía y el Consejo Mundial de Energía, se centrará en la llamada «transición energética» hacia nuevos modelos de consumo, con menor crecimiento de demanda y mayor presencia de renovables.

Representantes políticos y del sector energéticos de ochenta países han anunciado su presencia en la metrópolis turca. La cita ha suscitado especial interés por la asistencia del presidente ruso, Vladímir Putin, y del venezolano, Nicolás Maduro, en un escenario en el que la OPEP quiere frenar la producción ligeramente para estabilizar los precios.

cong-mundial-1

«Rusia tiene la voluntad de adherirse a los esfuerzos de otros países productores» para congelar o cortar la oferta mundial de crudo y estabilizar los precios del barril, aseguró ya Putin durante su intervención de esta mañana. «Estamos planteando construir nuevos mecanismos para la estabilidad del mercados energético petrolero para precios realistas y justos de un ciclo de diez años», aseguró por su parte Maduro. El secretario general de la OPEP, Mohammed Barkindo, y el director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía, Fatih Birol, sobre el estado del mercado energético se sumarán al debate esta tarde.

En este día inaugural, el Consejo Mundial de la Energía presentó un nuevo estudio con el que alertó de que la demanda energética per cápita del planeta alcanzará un nivel máximo antes de 2030, para decaer luego debido a la innovación tecnológica, a un moderado crecimiento económico y a las políticas energéticas de los gobiernos. «Está claro que estamos llevando a cabo una gran transición que creará un mundo fundamentalmente nuevo para la industria de la energía», destacó Gerald Davis, miembro del Consejo.

En el seno de la OPEP se vive desde hace tiempo un duro enfrentamiento entre Arabia Saudí e Irán, que pretende aumentar su producción tras eliminar Occidente su embargo petrolero tras el acuerdo nuclear con la República Islámica.

Hace dos semanas, los ministros de la OPEP se comprometieron en Argelia a limitar su producción en 32,5 millones de barriles diarios (mb/d), frente al bombeo actual que supera los 33 millones mb/d. Funcionarios de la OPEP se embarcan ahora en una serie de reuniones para concretar los detalles de este acuerdo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar