Complicadas finanzas en Pdvsa hacen que US$9 mil millones no lleguen a sus arcas

La caída de la producción petrolera que afecta a PDVSA (Petróleos de Venezuela S.A.), complica las finanzas de la empresa y del país, al escapársele por ese concepto más de $9.000 millones en el último año, de acuerdo con cálculos de la firma Aristimuño Herrera & Asociados.

La cifra sería lo que Pdvsa recibiría si su producción se encontrara en los mismos niveles de 2008, cuando se bombeaban 2.487.000 barriles diarios. Desde ese año y hasta septiembre de 2017, la producción de la empresa más grande del país se ha derrumbado 597.000 bd, según los datos de fuentes secundarias publicados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep).

La drástica baja de la producción petrolera venezolana incluso le impide aprovechar el repunte de los precios que se ha logrado principalmente por el recorte de bombeo acordado por la Opep con Rusia y otros países fuera de esa organización. La cesta petrolera venezolana promedia $44,27 el barril en los nueve primeros meses de 2017, un alza de 32%, en comparación con el mismo lapso del año previo, cuando el promedio fue de $32,87 por barril.

Pdvsa ha perdido objetivos de inversión y la compañía ha confiado cada vez más en sus empresas conjuntas para mantener sus planes de producción. Sin embargo, mientras continué la falta de inversiones es de esperar que la producción seguirá en niveles mínimos, pudiendo inclusive disminuir aun más.

De acuerdo con el pacto entre los productores, a Venezuela se le estableció un tope máximo de 1.972.000 barriles diarios de producción a partir de enero de 2017, meta que solo cumplió en marzo de este año, pues desde abril está por debajo de ese límite. En septiembre esa brecha era de 82.000 barriles de petróleo.

El contexto de bajos precios del crudo tampoco ofrece un escenario estimulante para inversiones, además de que Pdvsa contaba con pocas reservas de liquidez para enfrentar el tiempo de las vacas flacas. Durante los últimos dos años ha tenido que entrar en mora con proveedores, importar más crudo o aditivos para procesar, así como honrar una pesada deuda de bonos que se emitieron en tiempos de bonanza.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar