Bonos híbridos hasta por 1,500 millones de euros prepara colocar Repsol en noviembre

La petrolera española Repsol está preparando una emisión de entre 1.000 y 1.500 millones de euros en bonos híbridos que espera colocar antes de acabar el año, previsiblemente en noviembre, aunque podría tener lugar en el mes de octubre.

La intención de la compañía es reducir su deuda mediante la emisión de este tipo de instrumentos, de los que sólo computa como deuda el 50 por ciento para las agencias de calificación de crédito.

repsol-1

Repsol busca reducir su nivel de apalancamiento por encima del coste financiero, ya que estas emisiones tienen un coste superior al de un bono normal, que ahora se consigue con tipos de apenas varias décimas.

Repsol considera que tras la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de comprar bonos corporativos las rentabilidades que se demandaban han bajado notablemente y seguirán haciéndolo en los próximos meses.

La petrolera española cifraba en 10 por ciento lo que se le pedía a principios de año por una emisión de este tipo y ahora la rentabilidad que se exige se sitúa ya en el 5 por ciento. La aspiración es esperar el máximo posible para poder lograr el menor coste financiero de la operación.

La petrolera tiene previsto emitir hasta 3.000 millones de euros con estos instrumentos, pero dejaría los restantes 1.500 millones para el año siguiente.

La compañía que dirige Josu Jon Imaz ya realizó anteriormente emisiones por 2.000 millones de euros en bonos híbridos. El 23 de marzo de 2015, la petrolera colocó sin vencimiento 1.000 millones de euros a un tipo de interés del 3,875 por ciento y otros 1.000 millones con vencimiento en el año 2075 a un tipo de interés del 4,5 por ciento.

La deuda financiera neta de Repsol ha descendido en el primer semestre respecto al cierre de 2015 hasta situarse en 11.709 millones de euros, mientras que la liquidez cubre cerca de dos veces los vencimientos de deuda bruta a corto plazo. En los últimos meses la compañía ha aprovechado las condiciones de mercado para reducir el coste financiero medio de su deuda.

josu-jon-imaz

Repsol, a través de su filial Talisman Energy, anunció la compra, con un 14,5 por ciento de descuento, de 1.525 millones de dólares de valor nominal en bonos procedentes de Talisman, correspondientes a cinco emisiones con vencimientos en los años 2027, 2035, 2037, 2038 y 2042, y con tipos de interés nominales del 7,2 por ciento, el 5,75 por ciento, 5,85 por ciento, 6,25 por ciento y 5,5 por ciento, respectivamente.

El valor actual neto generado con esta operación supera los 1.000 millones de dólares, consecuencia de los ahorros producidos por la desaparición del pago de los intereses a liquidar durante la vida de los bonos y del valor capturado por la recompra de los títulos.

La compañía además acaba de ingresar los 1.900 millones de la venta del 10 por ciento de Gas Natural Fenosa, lo que supone que la petrolera ya ha cumplido con el plan de desinversiones marcado hasta 2018, de 3.100 millones de euros.

Concretamente, la petrolera ha vendido activos por casi 4.000 millones. Tras todas estas operaciones, Repsol ha logrado rebajar la presión de las agencias de calificación de crédito, lo que les permitirá mantener e incluso mejorar su nota en los próximos meses.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar