Bolivia impulsará cambios en matriz energética para reducir uso de combustibles fósiles

El Gobierno boliviano prevé que hasta 2025 el 74% de la energía eléctrica será generado por proyectos de energías limpias (hidroeléctricos, eólicos, solares y geotérmicos) y el restante 26%, por termoeléctricas.

La información fue proporcionada por la estatal Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) Corporación y corresponde a la Rendición Pública de Cuentas Final 2015 e Inicial 2016, presentada el 18 de marzo en la ciudad de Cochabamba.

Según el comunicado, ENDE —a través de sus empresas— impulsa el cambio de matriz energética con el objetivo de minimizar el uso de combustibles fósiles para la generación de energía eléctrica, con fuentes alternativas, renovables y limpias, desarrollando proyectos hidroeléctricos, solares, eólicos, geotérmicos y otros.

bolivia energ

“ENDE Corporación, de acuerdo con la planificación energética del Estado boliviano, a través de sus empresas filiales y subsidiarias, promueve el cambio de matriz energética para que hasta 2025, los proyectos con ‘energías limpias’ como ser hidroeléctricos, eólicos, solares y geotérmicos, lideren la generación de energía eléctrica alcanzando el 74% del total, y la participación de la generación termoeléctrica baje al 26%”, se lee en la nota.

Según los datos de la estatal de electricidad, hasta el año pasado, el 69% de generación de energía eléctrica provenía de las plantas termoeléctricas, 30% de las centrales hidroeléctricas y el restante 1% tenía fuentes de energías alternativas o renovables.

En el informe también se detalla que existen 19 proyectos en estudio, distribuidos en los nueve departamentos del país, los que generarán un total de 7.221,8 megavatios (MW) de potencia.

Asimismo se incluye un listado de seis proyectos hidroeléctricos potenciales, cinco de los cuales se ubicarán en el complejo Río Grande, y que producirán un total de 2.422 MW.

Entre otros objetivos estratégicos institucionales que ENDE se trazó y fue parte de su rendición de cuentas están los siguientes: lograr la universalización del servicio eléctrico, adquirir soberanía e independencia energética y proteger el medio ambiente,

En cuanto a sus metas en el campo financiero, está lograr eficiencia y sostenibilidad en el largo plazo, generar excedentes, alcanzar rentabilidad acorde a normativa sectorial y optimizar el uso de recursos. Además se prevé gestionar la exportación de energía, abastecer la demanda interna, desarrollar nuevos negocios, entre otros propósitos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar