Argentina mira hacia la generación mareomotriz

El grupo Tesacom, el centro tecnológico de la empresa argentina YPF (Y-TEC) y varias entidades relacionadas con el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), entre otras instituciones, están participando en un ambicioso programa que busca evaluar la potencialidad mareomotriz del mar austral argentino.

tesacom 2

En ese contexto, a comienzos de diciembre se instalaron dos boyas en las costas patagónicas que contienen instrumentos y sensores que permitirán medir corrientes, olas, mareas y parámetros meteorológicos. Tales datos y su ubicación serán registrados vía satélite por el Inmarsat-C y el Iridium, servicio que suministrará Tesacom.

En efecto, la primera boya, denominada Axys y de fabricación canadiense, se colocó en el interior del estuario de Río Gallegos, una zona que, según se estima, brindaría condiciones casi sin igual en el mundo para producir electricidad renovable y no contaminante por la velocidad de las corrientes marinas.

La segunda, Wavescan, de origen noruego y diseñada para aguas profundas, se ubicó en Cabo Vírgenes. Si bien existen tres tipos de energía mareomotriz, como son la producida por las olas, las mareas y corrientes, esta iniciativa sólo se enfocará en las dos últimas.

El CEO del Grupo Tesacom, José Sánchez Elía, destacó que “este proyecto es un verdadero hito en materia de autoabastecimiento, en un área tan relevante como la energética. Para nosotros es, sin duda, un orgullo estar colaborando con este innovador programa mediante la tecnología satelital que proveemos junto a dos importantes socios, como son Inmarsat e Iridium. Como compañía tecnológica, siempre nos hemos preocupado de impulsar iniciativas de vanguardia que contribuyan de manera positiva con el desarrollo y bienestar de la sociedad”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar